🇪🇺 Envío GRATIS a partir de 149

¿Qué dice tu postura al dormir sobre tu salud?

¡La forma en que duermes dice más de tu salud de lo que crees! Tu postura preferida para dormir puede influir en la alineación de tu columna vertebral, en tu respiración e incluso en lo descansado que te sientas por la mañana. Aunque existe la idea popular de que las posturas para dormir revelan rasgos de la personalidad, la ciencia es más sólida cuando se trata de cómo afectan a tu cuerpo. ¿Te gusta dormir boca arriba, de lado o boca abajo? Exploremos lo que tu posición puede significar para tu salud.

El profesor Chris Normund, de la Universidad de Illinois (EE.UU.), también director del Servicio de Evaluación y Consultoría del Sueño, afirma que la mayoría de la gente no cambia de postura al dormir a lo largo de su vida. Sólo el 5% de los encuestados afirma dormir en una postura distinta cada noche.

Según los últimos datos de investigación, más de la mitad de los lituanos se quejan de trastornos del sueño, y alrededor del 15% de la población mundial lucha contra el insomnio crónico. (según la Academia Americana de Medicina del Sueño).

¿Sabías que uno de los principales factores que influyen en la calidad de tu descanso nocturno es la postura que adoptas al dormir?

En la espalda, el estómago o el costado. ¿Cuál de estas posturas es mejor para nuestra columna vertebral y cómo dormir correctamente para que el cuerpo se relaje y descanse adecuadamente?

Veámoslo más de cerca.

Las posturas al dormir y nuestra salud

El sueño es una oportunidad para que el cuerpo y la mente se regeneren y se limpien de toxinas y pensamientos negativos. La duración recomendada del sueño (para un adulto) es de unas 8 horas al día. Para que nos levantemos por la mañana renovados, listos para nuevas actividades, llenos de energía. Pero el tiempo de sueño no es lo único importante. También son importantes el lugar donde dormimos, el nivel de ruido, la temperatura del aire, el tipo de colchón, la calidad de la manta y la posición del cuerpo.

¿Y qué significan las posturas para dormir?

De lado, boca abajo, boca arriba, sobre una almohada alta o baja: son posturas para dormir que elegimos porque nos resultan cómodas o porque estamos acostumbrados a ellas. También suele influir la predisposición genética.

¡Es interesante! Se ha demostrado científicamente que muchas personas duermen en una posición similar a la de sus padres.

¡Importante! Si te despiertas por la noche o por la mañana con dolor de cuello, entumecimiento de las manos o calambres musculares, es señal de que tu postura al dormir no es buena.

Una postura incorrecta al dormir puede provocar dolores de cabeza, fatiga crónica, tensión muscular excesiva, pesadillas e incluso contribuir a la profundización de las arrugas y a trastornos gastrointestinales.

¿Y en qué posición del cuerpo es recomendable o no dormir?


Las posturas más populares para dormir

Analicemos con más detalle las posturas más populares para dormir y cómo afectan a nuestro cuerpo, bienestar y salud.

Dormir boca abajo

En esta postura, el cuello y la región lumbar están girados de forma antinatural, lo que puede provocar dolor de cuello, hombros y cabeza. Para evitarlo, y para que no nos duela la columna vertebral al levantarnos por la mañana, debemos abandonar la postura de dormir boca abajo.

También es importante mencionar que dicha postura es muy perjudicial para nuestra belleza. Cuando dormimos boca abajo, tenemos la cara tapada con la almohada, por lo que es difícil que el oxígeno llegue a los pulmones y afecta gravemente a la piel.

Estar tumbado boca abajo también comprime los órganos internos, lo que puede provocar indigestión (por ejemplo, reflujo, acidez estomacal). Además, esta postura suele ir acompañada de la colocación de las manos debajo de la cabeza, por lo que al despertarse están entumecidas. Y una de las piernas más levantada provoca una alineación incorrecta de la pelvis y de la parte inferior de la columna vertebral.

Sin embargo, si no puedes librarte de dormir boca abajo, se recomienda dormir sobre una almohada baja o sin almohada, y colocar una almohada adicional debajo de la pelvis. Esto ayudará a enderezar la columna vertebral.

Dormir boca arriba

Según los médicos, esta postura tumbada es la mejor posición para dormir y la más saludable para la columna vertebral, porque relaja todas las articulaciones y los músculos. El peso del cuerpo se distribuye uniformemente sobre la cama, no hay presión sobre los órganos internos, la sangre circula libremente por el cuerpo. Esta postura es la más favorable para la relajación y la regeneración del cuerpo. Por desgracia, esta situación no es conveniente para todos.

Debemos estar de acuerdo en que dormir boca arriba relaja la columna vertebral y el cuello, y relaja los músculos. Gracias a ella, podemos enderezar las piernas y los brazos. La cabeza apunta hacia arriba, lo que facilita la respiración. No presionamos los órganos internos ni provocamos entumecimiento corporal.

Sin embargo, esta postura no es recomendable para las personas que padecen apnea del sueño. Porque en esta posición pueden roncar muy fuerte y dormir con la boca abierta.

Dormir boca arriba suele ser una de las causas de la apnea del sueño, es decir, que provoca una parada respiratoria repentina o una respiración superficial, que puede provocar hipoxia.

Sin embargo, dormir boca arriba es estupendo para las personas que sufren dolor de espalda y cuello. Esta posición del cuerpo y la colocación de los brazos a lo largo del torso relajarán los músculos del cuello.

Dormir boca arriba también ayudará a las mujeres que padecen síndrome premenstrual. Si te tumbas boca arriba, reducirás la presión sobre el vientre y los pechos. Para ayudarte aún más, es buena idea colocar una almohada bajo las rodillas para elevar la parte inferior de la columna y reducir el dolor.

Postura del embrión

A casi la mitad de nosotros nos gusta dormirnos en la llamada posición fetal, es decir, aquella en la que enroscamos las piernas y doblamos la columna vertebral. Por desgracia, esta postura para dormir no es saludable.

Esto puede provocar calambres y entumecimiento en las piernas, así como dolor e incluso curvatura de la columna vertebral. Esta posición también provoca la compresión de los órganos internos (incluidos los pulmones), lo que provoca hipoxia.

Dormir de lado: Beneficios y consejos

Dormir de lado es una de las posturas más populares, ¡y por una buena razón! Puede favorecer la salud de la columna vertebral, reducir los ronquidos y mejorar la circulación. He aquí cómo optimizar tu sueño lateral:

  • Apoyo de la almohada: Elige una almohada que mantenga la cabeza alineada con la columna vertebral, ni demasiado alta ni demasiado baja.
  • Piernas y caderas: Una almohada entre las rodillas apoyará aún más la columna vertebral y reducirá la presión lumbar.
  • Colocación de los brazos: Mantén los brazos ligeramente flexionados por los codos.

Bonus del lado izquierdo: Las investigaciones sugieren que dormir sobre el lado izquierdo puede tener beneficios adicionales para la digestión y la salud del corazón.

Tumbada recta como la leña

La Malka es una postura corporal que consiste en tumbarse de lado con los brazos a lo largo del cuerpo y las piernas estiradas. Puede parecer la pose de una persona atada, pero en realidad la persona dormida está muy relajada.

Las personas que duermen así se describen como muy sociables: les gusta hablar con gente diferente, confían mucho en los demás (a veces pueden parecer un poco ingenuas) y les gusta ser el centro de atención.

Una pose suplicante

Si duermes de lado con los dos brazos extendidos delante de ti (como una momia), eres muy abierto, pero puedes ser desconfiado y cínico. Los que duermen en posición suplicante son incapaces de tomar decisiones difíciles y les cuesta sopesar los pros y los contras.


Postura de soldado

Se trata de una posición tumbada, en la que los brazos están a lo largo del cuerpo. Cuando duermen en esta posición, las personas tienden a vivir sólo para sí mismas, se comportan de forma tranquila y comedida. Esto significa que no hacen un escándalo de sí mismos, pero tienen expectativas muy altas para sí mismos y para los demás. Se recomienda a las personas que duermen en esta postura que se pongan de lado para evitar los ronquidos y reducir el riesgo de apnea del sueño.

Postura de sueño de paracaidista

Se trata de una postura en la que te tumbas boca abajo, a menudo rodeas una almohada con las manos y giras la cabeza hacia un lado. Estas personas suelen ser abiertas y sociables. A veces pueden considerarse groseros. Exteriormente juguetones, a menudo ocultan ansiedad: no les gustan las críticas ni las situaciones extremas.


Postura de estrella de mar

Esta es la más impopular de todas las posturas para dormir, a menudo llamada estrella de mar. Como su nombre indica, te tumbas boca arriba con las piernas estiradas y las manos detrás de la cabeza. Las estrellas de mar son amigos muy leales. Siempre tienen tiempo para escuchar a los demás y siempre están dispuestos a ayudar a los demás. En general, no les gusta ser el centro de atención.

Dormir en pareja

Conviene saber que, al dormir en pareja, las distintas posturas también pueden determinar las características de tu relación.

Postura de la cuchara

Sólo una quinta parte de las parejas, aproximadamente el 18%. duerme en esta posición, según una investigación de la psicóloga especialista en relaciones Corrine Sweet.

Esta postura muestra que uno de los miembros de la pareja (al abrazarse) adopta una actitud protectora hacia la otra persona. Esta situación parece simpática: una persona siempre está “rodeada” por otra.

Pero, paradójicamente, esta postura es un signo de confianza, como si la persona abrazada dijera: “Confío en ti”. Esta postura es muy íntima y sexy.

Una cuchara suelta

Las personas que acaban de formar una pareja suelen tener el mayor contacto físico en la cama. Pero en cuanto su relación empieza a madurar, compartir la misma cama ya no resulta tan atractivo.

Por tanto, dormir en la postura de la cuchara suelta (La Cuchara Suelta) es una posición típica de las parejas de recién casados.

En esta postura, la cuchara grande envía un mensaje a la pequeña: “Estoy detrás de ti, puedes confiar en mí”. Sin embargo, la cuchara suelta ya no es tan sexy e íntima como en el primer caso.

La persecución

La postura de persecución es algo similar a la postura de la cuchara. Bueno, casi… La diferencia es que en esta postura, una persona siempre está buscando a la otra porque la primera duerme en el lado opuesto de la cama. Por tanto, el segundo siempre “atrapa y persigue” al primero. Esto puede significar dos cosas: en primer lugar, que el acosador quiere que le cojan o finge ser difícil de localizar, o bien que el acosador se retira deliberadamente porque necesita espacio para él solo.

Postura de la trenza

Muy pocas parejas eligen dormir en una postura tan extremadamente sexy. La mayoría de las veces, esta postura la utilizan parejas cuyas emociones son muy intensas (por ejemplo, cuando una pareja acaba de hacer el amor) o parejas que están al principio de una relación romántica. Curiosamente, algunas parejas duermen en esta postura durante toda su relación, pero esto no es necesariamente bueno. Según la psicoterapeuta neoyorquina Elizabeth Flynn Campbell, , esto puede significar que la pareja dependa demasiado el uno del otro como para dormir por separado, lo cual es preocupante.

Nudo desatado

Esta postura del sueño (El Nudo Desenredado) comienza con un enredo que se “desata” al cabo de unos 10 minutos.

Aunque cueste creerlo, esta postura al dormir es señal de una relación más fuerte que el enredo. Pero sólo el 8% de las parejas se aferran a esta postura de dos piezas. La Dra. Sweet dijo que es: “Un compromiso entre intimidad e independencia que permite lo mejor de ambos mundos”.

Amantes independientes

Si duermes con tu pareja en lados opuestos de la cama con las espaldas frente a frente, no hay nada de qué preocuparse. Es simplemente bueno.

Según la psicóloga especializada en relaciones Corrine Sweet, las parejas que duermen boca arriba y no se tocan se sienten seguras. Esta posición muestra que hay independencia e intimidad en la relación. Cabe señalar que ésta es una de las posturas para dormir más populares entre las parejas. Alrededor del 27% de las parejas duermen en esta postura.


Espalda con espalda

Si dormís de espaldas, también está bien. Según la Dra. Sweet significa que “las parejas están relajadas y se sienten seguras la una con la otra”. Esta es la postura para dormir más común entre los recién casados (especialmente las parejas que llevan menos de un año de relación).

En el pecho

Es una postura muy dulce, en la que uno de los miembros de la pareja apoya la cabeza en el pecho del otro y las piernas se entrelazan. Es muy popular entre los recién casados y las parejas que han reavivado su amor.

Es una situación muy enriquecedora que crea una gran sensación de seguridad. La psicóloga y terapeuta de guerra Shirley Glass también explica que esta postura es “un signo de gran confianza entre dos personas”.


Pies juntos

Si tu pareja te toca las piernas con los pies, suele ser señal de que desea constantemente estar emocional o sexualmente conectado a ti, dice Patti Wood.

Esta postura también es señal de que no podéis vivir el uno sin el otro, ni siquiera cuando dormís. “Vuestras vidas están tan entrelazadas que os preocupáis el uno por el otro, probablemente cuando uno de vosotros empieza una frase, el otro la termina”, concluye Wood.

Apropiación de territorio

Si estás durmiendo en la cama con un acaparador de territorio (el Cerdo Espacial), es hora de tener una conversación sincera…

Una persona así, que ocupa toda la cama, es el egoísta más verdadero. Para una persona que domina absolutamente el espacio de la cama mientras duerme, la pareja es secundaria -opina Corrine Sweet- y nadie quiere hacer de segundón.

¿A qué debes prestar atención? Merece la pena fijarse en la posición de las cabezas. Si los miembros de la pareja se tumban uno junto al otro con la cabeza, entonces hay igualdad en la relación. Si se tocan, aún mejor. Esto significa que se llevan bien entre ellos. Pues bien, las personas que duermen más altas y más cerca de la cabecera de la cama que su pareja son más dominantes y tienen más confianza en sí mismas. Las personas que se sienten inferiores, son sumisas y tienen menos autoestima, suelen dormir menos que su pareja.

Adaptado del libro de Elyse Wanshel What Your Sleeping Position Says About Your Relationship With Your Partner.

Posición para dormir durante el embarazo

Durante el primer trimestre del embarazo y la primera mitad del segundo trimestre, la futura madre puede dormirse con seguridad en cualquier postura cómoda. Cuando se va a dormir, puede tumbarse boca arriba o de lado a la derecha o a la izquierda.

Tampoco tiene que preocuparse si dormir boca abajo solía ser su postura favorita. Cuando la barriga de embarazada es todavía pequeña, la mujer embarazada puede continuar tranquilamente con sus hábitos anteriores. La situación cambia ligeramente al final del segundo y tercer trimestre. Cuando la barriga es grande, puede que no sea tan cómodo conciliar el sueño como al principio del embarazo o incluso imposible debido al tamaño de la barriga. Luego, al ir a dormir, la embarazada debe elegir uno de los lados.

Es una creencia común entre las futuras madres que las embarazadas sólo deben dormir sobre el lado izquierdo. Resulta que no existen tales recomendaciones aprobadas de los médicos. Pero lo cierto es que la aorta discurre a lo largo de la columna vertebral y ligeramente hacia la derecha. Cuando estás tumbada sobre el lado derecho, el útero grávido puede comprimir la vena cava inferior. Puede interferir en la circulación sanguínea. Sin embargo, si la embarazada se encuentra bien, no hay contraindicaciones para no dormir sobre el lado derecho.

La Madre Naturaleza diseñó el cuerpo femenino de tal manera que la futura madre sentirá cuando le resulte incómodo dormirse en una determinada postura.

Lo más importante es seguir la norma de que la futura madre duerma bien por la noche. Por desgracia, no siempre es así. Las mujeres embarazadas pueden sufrir diversas dolencias que les impiden dormir plácidamente.

Ocurre que sufren calambres nocturnos dolorosos, síndrome de piernas inquietas, dolores articulares. Una mujer embarazada también puede sufrir insomnio o despertarse con frecuencia por la noche debido a que tiene la vejiga llena. Por tanto, vale la pena hacer todo lo posible para mejorar la comodidad del sueño.

Una ayuda preventiva puede ser una manta lastrada, que no sólo aliviará las piernas cansadas, sino que también te permitirá conciliar el sueño más tranquila y rápidamente presionando ligeramente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *