🇪🇺 Envío GRATIS a partir de 149

Fatiga crónica. Is this the new pandemic?

La fatiga tras un duro día de trabajo, un día estresante o una enfermedad es una condición, y desaparece rápidamente. Pero, ¿y si dura semanas o incluso meses? Es una señal de que el cuerpo está diciendo “basta”.

Hablemos más sobre la fatiga crónica, cada vez más frecuente en las vidas ajetreadas.

Síndrome de fatiga crónica

La fatiga crónica es el cansancio crónico persistente o recurrente, el exceso de trabajo y la somnolencia que persisten incluso después de dormir bien y reducen significativamente nuestra actividad diurna natural.

Fatiga y virus

A menudo no nos damos cuenta de que la gripe, y mucho menos el resfriado común, son infecciones que a menudo no nos tomamos en serio. Nos tratamos a nosotros mismos, olvidándonos de “curar” la enfermedad. Porque ¿quién tiene tiempo para descansar hoy?

Según un estudio de 2018 “Diagnosticar la fatiga europea”, uno de cada cuatro de nosotros trabaja 6-7 días a la semana, e incluso se toma los fines de semana libres para terminar el trabajo. Según las estadísticas europeas, en Europa del Este, de casi medio millón de casos de gripe al año, sólo 300.000 trabajadores están de baja. No sólo acudir al trabajo enfermo y contagiar a los compañeros es un gran problema en Europa del Este, sino también la falta de descanso y recuperación. Olvidamos que el descanso es necesario y obligatorio para todos. La negligencia en este asunto seguirá teniendo un impacto negativo en nuestras vidas tarde o temprano. Por tanto, merece la pena cuidarnos antes de que sea demasiado tarde y antes de que aparezcan los síntomas de la fatiga constante.

¿De dónde procede el síndrome de fatiga crónica?

El síndrome de fatiga crónica puede aparecer tras una infección en el organismo. Se trata de una situación en la que el cuerpo está luchando contra una enfermedad grave. No tiene por qué ser una enfermedad clínicamente grave. Un virus agresivo es suficiente. Después de semejante lucha, el organismo está suficientemente agotado. Hay grupos de enfermedades que van seguidas de una especie de depresión inmunitaria. Entre ellos está la gripe, y el coronavirus también es de especial relevancia para nosotros en este momento.

El descanso de calidad es una de las principales recomendaciones de los médicos”.

Adicción al trabajo y fatiga crónica

El nuevo azote de la humanidad es la fatiga crónica causada por el exceso de trabajo, un estilo de vida inadecuado y demasiadas responsabilidades. Los problemas de tensión mental, memoria, distracción, irritabilidad y agotamiento físico son síntomas que se ignoran sistemática y continuamente. A menudo, sólo en las consultas médicas se enteran los pacientes de que su enfermedad requiere tratamiento. “Las cifras de Eurostat muestran que, por término medio, trabajamos unas 1929 horas al año. Sólo los griegos en Europa son aún menos libres que nosotros. En comparación, los alemanes trabajan 500 horas menos que nosotros.

Así pues, la fatiga crónica se caracteriza por una inmunidad debilitada, menor concentración, peor tolerancia a las situaciones estresantes, irritabilidad, problemas de sueño, ansiedad y letargo.

¿Puede el deporte ayudar a reducir la fatiga crónica?

Últimamente se ha puesto muy de moda practicar deportes como el triatlón, el crossfit y correr maratones después de largas horas en la oficina. Algunas personas dicen que correr 10 km después del trabajo les proporciona un buen descanso. Se trata de una apreciación incorrecta y errónea. Trabajar 10 horas al día en una oficina y luego correr un maratón no es fácil para nuestro cuerpo. El ejercicio intenso sólo aumenta el nivel de fatiga del organismo. Por tanto, es un error pensar que la fatiga crónica puede reducirse con un deporte intenso.

Pensar que la fatiga crónica desaparecerá tras una semana de vacaciones, sin ningún cambio en el estilo de vida y la carga de trabajo, es desgraciadamente ingenuo. Hacerlo sólo empeorará la enfermedad y afectará a todos los aspectos de la vida.

Para evitar que esto ocurra, debemos cuidar nuestro cuerpo tomándonos el tiempo suficiente para descansar cada día.

Si a menudo te sientes cansado, letárgico y apático, no olvides hacerte pruebas preventivas y prestarte más atención. Y no te olvides de dormir. Un sueño profundo y de calidad es muy importante para nuestro organismo. Si te cuesta conciliar el sueño o si te molestan a menudo por la noche, te recomendamos que eches un vistazo a una manta lastrada, que puede ayudarte a dormir mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *