🇪🇺 Envío GRATIS a partir de 149

Crear y mantener hábitos para dormir mejor

Es obvio que nadie puede sobrevivir sin dormir. La calidad de tu sueño también importa, porque mientras duermes tu cerebro se “reinicia” y durante ese tiempo se producen muchos procesos biológicos en tu cuerpo. El cerebro guarda la información nueva y se deshace de la vieja, que ya no es útil, además, durante el sueño tus células nerviosas se renuevan. Estos procesos garantizan que tu cerebro funcione como debe, por lo que el sueño es increíblemente importante para nuestro bienestar físico y mental.

Cuando te despiertas durante la noche, no puedes conciliar el sueño o te sientes ansioso, tu sueño y los procesos que ocurren durante él están alterados. Hoy en día, cuando el estrés es más abundante que nunca para los seres humanos, cada vez es más difícil mantener un sueño de buena calidad. Como cada vez es más difícil conseguir un descanso de calidad, hay algunos factores externos que ayudan a fijar tus hábitos de sueño.

Rituales del sueño, higiene del sueño y rutina del sueño. Estos procesos son importantes porque actúan como hábitos que haces antes de acostarte y que mejoran tu sueño. Adoptar estos hábitos puede ayudarte a conciliar un sueño más profundo, que te ayude a descansar mejor y mejore tu sistema nervioso.

Naturalmente, surge la pregunta: ¿qué hábitos debes mantener para librarte de las noches de insomnio? El cuerpo de cada persona es diferente, así que lo que funciona para los demás puede no funcionar para ti. Dicho esto, nuestro equipo de NoxNox ha seleccionado algunos consejos que puedes incorporar a tu rutina para mejorar tu sueño.

Más luz durante el día – mejor calidad del sueño durante la noche

A lo largo de los años, tu cuerpo se adapta a vivir según una especie de reloj natural, que se llama circadiano individual. Este ritmo natural influye mucho en nuestro cerebro y nuestras hormonas, nos ayuda a mantenernos activos durante el día y señala cuándo tu cuerpo debe descansar. Los estudios han demostrado que cuanta más luz ve una persona durante el día, más energía tiene para sus tareas diarias, de ahí que el cuerpo pueda descansar mejor por la noche. Salir a pasear no sólo es una buena forma de hacer ejercicio, sino también una excelente manera de preparar tu cuerpo para un sueño nocturno de calidad. Las pruebas han demostrado que después de salir a pasear, una persona dormirá mejor y también se dormirá más rápido por la noche.

Limitar el consumo de cafeína

Este consejo parece bastante obvio, pero mucha gente sigue subestimando el efecto del café y las bebidas con cafeína sobre el sueño. Parece obvio que no debes tomar café justo antes de acostarte y, aunque es cierto, los estudios demuestran que debes tomar tu última taza de café mucho antes. Así que no debes consumir cafeína después de la hora de comer.

La cafeína tiene muchos efectos positivos en tu cuerpo, por desgracia, dormir mejor no es uno de ellos. El café estimula el sistema nervioso y no permite que tu cuerpo se relaje por la noche, por lo que tomar café incluso 6 horas antes de acostarte puede reducir drásticamente la calidad de tu sueño. Esto ocurre porque la cafeína puede permanecer en tu torrente sanguíneo durante 6-8 horas. A veces ocurre que tienes antojo de cafeína, pero en ese caso es mejor optar por el café descafeinado, el té chai o el café muy flojo con mucha leche.

Presta atención al espacio donde duermes

Aunque el colchón adecuado para ti o una buena distribución de tu dormitorio son sumamente importantes para la calidad de tu sueño, no son las únicas cosas a las que debes prestar atención. Es importante fijarse en los aspectos más sutiles de tu dormitorio que tienen un efecto drástico en tu sueño, como la temperatura, la luz o el ruido. Tu dormitorio debe estar aireado, oscuro y aislado del ruido exterior. Los estudios han demostrado que es más probable que una persona duerma mejor en una habitación ventilada y fresca, que en una cálida.

A veces puede ser difícil encontrar la temperatura perfecta para dormir. ¿La solución? La manta lastrada de NOXNOX con funda de doble cara. Esta manta lastrada no sólo reducirá tus niveles de estrés y ansiedad, sino que la funda de doble cara hará que nunca pases demasiado frío ni demasiado calor. Un lado de la funda está hecho de un material llamado “Minky”, que te mantendrá caliente durante las noches más frías, y el otro está hecho de fibra de bambú, que tiene un efecto refrescante natural en tu cuerpo.

Los rituales del sueño deberían convertirse en una parte importante de la vida de cada persona, especialmente para aquellas que sufren mucho estrés y ansiedad durante el día. Estar a la luz natural, limitar el consumo de cafeína y un entorno adecuado para dormir son sólo algunos ejemplos de formas de mejorar la calidad del sueño y disfrutar de un mejor descanso. Si has probado estos consejos y sientes que tu sueño podría mejorar aún más, deberías probar sin duda la manta lastrada NOXNOX, que te ayudará a combatir el estrés y la ansiedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *